Las selfies se han convertido en la plaga del mundo moderno.

Aunque pueden ser divertidas, son muchos quienes ya están hartos de ver a las personas usar cualquier excusa para tomarse una. Justo como lo hizo el turista brasileño que se fue de viaje a Lisboa, Portugal y se metió en serios problemas por su torpeza.

El susodicho se encontraba de visita en el Museo Nacional de Arte Antiguo de Lisboa. Era sábado y la entrada al establecimiento, gratuita para personas de todas las edades. Así que él no lo pensó dos veces.

Una vez adentro sacó su teléfono, y comenzó a retroceder para tener un mejor ángulo. Al no fijarse, se fue a tropezar con la estatua de San Miguel, la cual tenía 400 años de antigüedad y en un instante cayó al suelo, haciéndose añicos. Nuno Miguel Rodrigues, otro visitante que fue testigo del desastre, tomó una fotografía que se volvió viral en Facebook.

Antes:

Después del “accidente”:

“He trabajado en este museo por varios años y no puedo recordar que ocurriera algo parecido a esto”, comentó Jose Alberto Seabra Carvalho, quien funge como director.

Mientras tanto, las investigaciones contra el turista continúan y hasta el momento, se ha optado por preservar su identidad.

¿Y tú que opinas? Deja tu comentario

Loading...