Tras Repartir Una Pizza, Este Empleado Recibió La Peor Humillación De Su Vida

Jarrid Tansey trabaja como repartidor en el Palace Pizza en Massachusetts y recientemente, tuvo que pasar por una vergonzosa situación.

Al ir a entregar un pedido de pizza de 42 dólares en una negocio de autos, los empleados le entregaron 50 dólares como pago y fue fácil suponer para él que los 7 dólares sobrantes eran su propina.

Pero al volver, su gerente le dijo que las personas del lugar habían llamado para que devolviese el dinero.

A pesar de que él regresó de inmediato para darles los 7 dólares, los empleados de la concesionaria se portaron como idiotas.

Jarrid fue insultado y tuvo que soportar las risas de estos sujetos, especialmente de la mujer, que amenazó con patearle el trasero si no se iba pronto.

Por suerte todo quedó registrado por una cámara de seguridad y la grabación se volvió viral.

Ahora, miles de usuarios se han unido a Jarrid para darle su apoyo y atacaron a estos abusones por Twitter. Incluso criticaron su negocio en la plataforma Yelp.

Alguien incluso inició una campaña en GoFundMe para juntar algo de dinero para el repartidor, ¡eso es hacer justicia!

¿Y tú que opinas? Deja tu comentario

Loading...