Según La Ciencia, Una Mujer Con Gran Trasero También Tiene Un Gran Cerebro

Para aquellas mujeres que compiten con Kim Kardashian en el tamaño de su trasero, hay una noticia muy buena para ellas.

De acuerdo con un estudio realizado por la Universidad de Oxford, el tener un trasero prominente es un indicativo de que su poseedora goza de buena salud, y además, es el reflejo de que también su cerebro es grande.

El investigador principal, Konstantinos Manolopoulos, encontró que las mujeres con retaguardia grande son muy resistentes a las enfermedades crónicas durante toda su vida. En el estudio Manopoulos afirma:

“La idea de que la distribución de grasa corporal es importante para la salud ha sido conocida desde hace tiempo. Sin embargo, hasta hace poco se demostró que la grasa de los muslos y de la circunferencia de la cadera participan en la salud”.

El estudio analizó los datos de 16,000 mujeres, en los que se indica que las que tienen los traseros más grandes, por lo general tenían menores niveles de glucosa y colesterol, mientras que mantenían altos los niveles Omega 3, lo cual es muy bueno para la salud.

Estas mujeres también eran más propensas a tener niveles más altos de una hormona que ayuda a mantener los niveles de energía mediante la prevención del hambre, lo que les brinda también niveles más bajos de obesidad. Por lo tanto, parece que las señoras con los traseros más grandes son generalmente más inteligentes, más sanas y más delgadas.

Además de eso, otro estudio también reveló que las mujeres con una gran retaguardia, tienen hijos más inteligentes que las mujeres “planas”. Algunos investigadores de la Universidad de Pittsburgh afirmaron que los suministros de grasa que se encuentran en las nalgas y los muslos de una mujer, ayudan a que se desarrolle el cerebro del bebé.

En otro estudio, realizado por el Dr. Lassek, “¿Por qué las mujeres necesitan grasa?”, destaca: “Se necesita una gran cantidad de grasa para formar un sistema nervioso, y la grasa en estas áreas (nalgas y muslos) está enriquecida con DHA (ácido docosahexaenoico), que es un componente particularmente importante del cerebro humano”.

De acuerdo con Lassek, la grasa alrededor del trasero y los muslos es particularmente difícil de cambiar después de dar a luz, ya que el cuerpo evoluciona para acumularla y aferrarse a ella durante tanto tiempo como sea posible, por el bien de los hijos.

David Bainbridge, un biólogo de reproducción en la Universidad de Cambridge, añade: “Los lípidos de la leche materna que intervienen en la construcción del cerebro, se derivan en gran parte de la grasa almacenada en muslos y nalgas de la madre. Las mujeres con muslos grandes tienen mayores niveles de estos lípidos. Incluso hay evidencia de que, como resultado, ellas y sus hijos son más inteligentes”.

Estudios anteriores también han sugerido que las mujeres con este tipo de cuerpo tienden a tener niveles más bajos de colesterol y mayor probabilidad de producir hormonas para metabolizar el azúcar. Como resultado, son menos propensos a desarrollar colesterol alto, enfermedades del corazón y diabetes.

Pero no todo es pesimismo para las mujeres que no fueron tan agraciadas con un gran trasero, ya que este no es el único factor para que el niño desarrolle mayor inteligencia: Algunas investigaciones sugieren que el aceite de pescado, la vitamina D y cantarle al bebé pueden beneficiar el desarrollo de su cerebro.

¿Y tú que opinas? Deja tu comentario

Loading...