¡Un momento, debo decir algo antes!

Casarse es un momento que impone por sí solo. Con toda esa gente mirándote, siendo el centro de atención y dando un paso tan importante. Eso es suficiente para estar nervioso un buen rato, así que imagina lo que debe ser parar tu propia boda y pedir unos minutos de tiempo.

O tienes un buen motivo para hacerlo o estarás a punto de arruinarlo todo. Esto fue lo que le pasó a este novio que, a pocos segundos de dar el ‘ sí, quiero’ y más nervioso que ninguno, paró su propia boda.

boda-interrupcion

Se lo podía permitir, porque él sí que tenía un buen motivo. El mejor de todos, en realidad. El futuro marido se bajó del altar y se paró junto a Marisa, la niña que iba a ser su futura hijastra.

boda-interrupcion1

Sin saber lo que estaba por venir, la niña hace lo hubiéramos hecho todos: se quedó perpleja.

El hombre que iba a casarse con su madre tenía un mensaje para ella: “Te quiero y te voy a querer siempre como a mi propia hija”.

Y no solo tenía un mensaje para esta niña, sino también un regalo.

boda-interrupcion2

Un regalo que viene con una frase que te va a encantar. No te pierdas el vídeo y atento a la mejor interrupción en la historia de las bodas.

Si el artículo te gustó, no te olvides de comentar y compartir.

¿Y tú que opinas? Deja tu comentario

Loading...