Niño Desaparece Sin Dejar Rastro, 20 Años Más Tarde Descubren Estremecedoras Grabaciones De Video

Era el campo del mismo diablo.

(ADVERTENCIA: ALGUNAS IMÁGENES QUE VERÁS A CONTINUACIÓN, PUEDE QUE NO SEAN APTAS PARA PERSONAS SENSIBLES).

Es muy difícil descifrar muchas cosas de la mente humana. Aunque es inimaginable que una persona sea tan horrorosa, como para juntar un grupo de niños y asesinarlos. Al ruso Anatoly Slivko, le gustaba ver al resto sufrir; le encantaba ver cómo un humano sentía tanto dolor con sus torturas; por eso mató a tantos jóvenes sin piedad. Hefty relató esta es su historia.

Anatoly Slivko era un esposo ejemplar. Era cariñoso, y un amor con sus dos hijos, pero hay algo que lo marcó, e hizo que su vida cambiara negativamente para siempre:

Fue testigo de un horrible accidente automovilístico en donde un escolar, fue brutalmente asesinado. Este hombre nunca se pudo sacar de la mente aquel niño ensangrentado.

Pero lo peor, es que este hombre se dio cuenta de que no sintió horror, sino excitación al ver ese niño morir tan cruelmente.

En aquel entonces, era muy respetado dentro de su comunidad. Tanto así, que era líder de un club de niños llamado “Chergid”. Era como un sueño de todos entrar al grupo. No sabían el peligro inminente que vivirían con este hombre.

Cada año, el líder seleccionaba 1 o 2 niños. Cuando se ganaba la confianza d ellos, les contaba una historia sobre la guerra. Quería que los pequeños repitieran escenas en medio del bosque. Los menores eran torturados en ese lugar.

Ninguno después, confesaba las atrocidades que ocurrían en el bosque. Ni menos que existían grabaciones de lo que allí pasaba.

Además de grabarlos, hacía experimentos con los pequeños; les decía que que los ayudaría a relajarse, pero los métodos eran escalofriantes: algunos niños eran colgados, hasta quedar inconscientes.

Algunos no sobrevivían a esta tortura maldita.

7 niños murieron en medio del bosque, alejados de sus padres, producto de la cabeza perversa de este hombre. Pudieron ser más, pero un niño no aguantó el silencio, y le contó a sus padres lo que ocurría en el campamento.

Cuando la policía empezó a investigar a este hombre, ya llevaba 20 años con el campamento, 20 años desde el primer asesinato. Al llegar a su casa, los policías encontraron zapatos de los alumnos que eran sus víctimas: eran como un trofeo para este sádico personaje.

Producto de los múltiples crímenes que cometió, fue sentenciado a muerte por asesinar a los niños, abusar sexualmente de otros y cometer necrofilia (sexo con muertos) y fue ejecutado en septiembre de 1989.

Este hombre se convirtió en uno de los asesinos más famosos de la Unión Soviética. Un monstruo en carne y huesos.

¿Y tú que opinas? Deja tu comentario

Loading...