Tom Keating se convirtió en residente de un hogar de ancianos, en el 2016 porque necesitaba atención.

Un poco más de un año, su madre Ada decidió mudarse a la misma casa para ayudar a cuidar de su hijo mayor.

La madre y el hijo, son inseparables y les encanta pasar tiempo juntos jugando juegos o viendo programas de televisión.

Comparten una relación especial ya que Tom nunca se casó y siempre ha vivido con Ada.

Ada y su difunto esposo Harry tuvieron cuatro hijos: Tom, Bárbara, Margi y Janet, quienes ya habían muerto. Antes de su retiro, Tom trabajo como pintor y decorador en los servicios de construcción.

La nieta de Ada, Debi Higham, y otros miembros de la familia visitan regularmente el hogar de ancianos y dicen que están felices de que Ada y Tom puedan estar juntos de nuevo.

El administrador del hogar de cuidados, Philip Daniels denoto que es muy conmovedor ver la estrecha relación que comparten Tom y Ada y que está muy contento de haber podido hacer feliz a esos dos ancianos.

Agrego ademas que es muy raro ver a madres y sus hijos juntos en el mismo hogar y ciertamente quiere hacer que su tiempo juntos sea lo más especial posible. Ellos son inseparables.

¿Y tú que opinas? Deja tu comentario

Loading...