¡Qué momento memorable!

Admítanoslo, todos nos hemos puesto a mirar cosas indebidas en Internet al menos una vez en la vida y quien diga que no, es un mentiroso. Los adolescentes sobretodo, son los que más curiosidad sienten por este tipo de temas y para ellos no hay nada peor que ser descubiertos con las manos en la masa por sus propios padres.

En España, una joven estaba en su habitación con su mejor amiga y el móvil. Ambas transmitían en vivo por Periscope, una aplicación que permite compartir vídeos en streaming con montones de personas. Las dos ríen y hacen comentarios acerca de los mensajes que les envían las personas por el chat pero no imaginan lo que está a punto de suceder.

maxresdefault

“¡Ni Periscope, ni ostias!”, grita la madre de la muchacha entrando en ese momento, muy enojada y arrebatándole su celular.

Enseguida se suelta a regañarla por lo que estaban haciendo. Las dos habían estado hablando con un hombre que mostro sus genitales ante la webcam; pero todo se había transmitido y la mamá las había visto. ¡Para morirse de pena!

Aunque la niña se trata de excusar diciendo que él fue quien se puso así quien se lo pidieran, su madre no la escucha. Sin darse cuenta de que el teléfono sigue grabando, sale del dormitorio repitiendo lo que ya se ha convertido en la frase tendencia de Internet: Ni Periscope, ni ostias.

El vídeo se volvió tan popular, que ya hasta fue compartido en Twitter por la Policía Nacional de España, con el fin de recordar a los padres lo mucho que deben estar alertas ante lo que sus hijos hacen y ven en la web.

asasa

Si el artículo te gustó, no te olvides de comentar y compartir.

¿Y tú que opinas? Deja tu comentario

Loading...