Fue Encerrada Durante 10 Días En Un Manicomio, Al Descubrir Su Identidad Los Doctores Quedaron En Shock

Elizabeth Jane Cochran, conocida como Nelly Bly, fue una mujer que nació en Estados Unidos el 5 de mayo de 1864.

Su padre falleció cuando ella era muy pequeña y desde entonces se dedicó a ayudar a su madre a mantener a sus 14 hermanos. Un día, luego de leer un artículo del periódico de Pittsburgh Dispatch que se titulada “Para qué son buenas las mujeres”, el cual la hizo enojar tanto que decidió escribir una carta hacia al redactor quejándose por su artículo. El redactor quedo tan impresionado con la carta de Jane que la invitó a escribir un artículo para su periódico.

El artículo que escribió como invitada dejo aún más impresionado al redactor, por lo que le ofreció un trabajo de tiempo completo en el periódico. Ella acepto con mucha felicidad.

Los temas de los artículos de Jane giraban en torno a la situación de las mujeres y sus derechos, debido a esto recibió muchas críticas y tuvo que dejar Pittsburgh Dispatch y se mudó a Nueva York.

Cuatro meses después de que se mudó se quedó sin dinero, pero logro entrar al mundo de la redacción en Nueva York, siendo uno de sus encargos introducirse en un hospital psiquiátrico que era bastante sospechoso.

La cuestión era que ninguna persona que entraba ahí lograba salir, por lo que realmente no se tenía mucha información sobre cómo eran las condiciones dentro del edificio. Los antiguos empleados solían murmurar cosas sobre las malas condiciones del lugar.

Luego de que le prometieron ser sacada dentro de los 10 días, fue internada en el hospital y, aunque sabía que no le agradaría mucho, decidió seguir adelante con el plan.

Dentro del edificio había barrotes y Vivian le doble de personas de las que las instalaciones podían soportar. La comida era realmente horrible: sopa acuosa, pan y frutas en mal estado. Además de que había infestación de ratas.

Muchos de los internos no estaban enfermos, solo eran personas que no tenían dinero o que no hablaban el idioma. Constantemente los golpeaban, colgaban del techo y los bañaban con agua helada.

Luego de 10 días, un abogado del periódico presiono al hospital para que liberaran a Elizabeth. El artículo que escribió después, titulado “Diez días en una casa de locos”, tuvo tal repercusión que los responsables de los maltratos fueron arrestados y la situación de los pacientes mejoró notablemente.

¿Y tú que opinas? Deja tu comentario