La desinformación puede lastimar a las personas.

En una escuela de Canadá, uno de los niños estaba próximo a celebrar su cumpleaños. Todos sus compañeros recibieron invitación para ir a su fiesta, donde habría pastel, dulces, juegos y demás cosas que siempre emocionan a los más pequeños. El único que no fue invitado fue Sawyer, un chico de 8 años con Síndrome de Down. Su mamá se sintió muy mal cuando se enteró.

Ante esto, Jennifer Engele, la madre afectada, escribió una carta honesta que publicó en su perfil de Facebook y rápidamente se hizo viral.

Fiesta-7

La carta estaba dirigida a los padres del cumpleañero, quienes por alguna razón, decidieron excluir a Sawyer.

Aunque no nos conocemos, nuestros hijos están en el mismo salón de clases. Él invitó a todos sus compañeros a su cumpleaños, menos a Sawyer. Entiendo que no fue un simple descuido, sino decisión intencionada. 

Sepan que no esperamos ser invitados a todas las fiestas. Pero invitaron a los 22 niños de la clase con excepción del mío. Yo sé que él no es malo, porque no hay un chico más feliz. Tiene un estupendo sentido del humor y una risa que contagia. La única razón por la que decidieron no invitarlo es porque tiene Síndrome de Down.

Fiesta-5

Lamento que no sepan bien lo que quiere decir tener Síndrome de Down. Porque si supieran más al respecto, habrían invitado a mi hijo. No me siento enojada con ustedes. Creo que es una buena oportunidad de que conozcan mejor a Sawyer. TenerSíndrome de Down no significa que no puedas hacer amigos, ir a fiestas de cumpleaños o que carezcas de sentimientos.

Fiesta-3

Yo era igual que ustedes antes de tener a mi hijo. Me sentía asustada y desinformada en lo que respecta a esta condición. Me inquietaba que mis otros hijos no se conectaran con él de la misma forma que lo hacen entre ellos. Pero me equivoqué. Todos ellos son muy cercanos.

Fiesta-6

Tener un hermano con Síndrome de Down los ha vuelto compasivos con los demás y a no dejarse llevar por las diferencias.

Es muy difícil enseñar a nuestros hijos lo que nosotros mismos no entendemos. Pero esta puede ser una gran lección de vida para el suyo. Porque recordará que sus padres le enseñaron a no discriminar a nadie por su raza, su género o su discapacidad.

Estoy segura de que ambos pueden tener una gran amistad, que los marcará positivamente para el resto de sus vidas. 

Y aunque puedo sonar como una mamá salvaje, sé que todos nos equivocamos y voy a estar aquí para hablar.

Gracias.”

Fiesta-1

Si el artículo te gustó, no te olvides de comentar y compartir.


Cargando...