Ella Despertó De La Cirugía y Sintió Algo Raro, Lo Que Este Médico Le Hizo Es Abominable

Con el reciente fallo del juez esta escabrosa historia parece, luego de años de investigaciones, llegar a su final.

Este hombre era un médico cirujano de alto reconocimiento y extremadamente cotizado en Texas –  Estados Unidos. Pero a veces la fama se gana no tanto por los resultados de las acciones sino porque una mentira repetida muchas veces termina convirtiéndose en realidad y en este caso puede que el prestigió que un médico local se ganara se debiera sobre todo a que él se consideraba a sí mismo como “el mejor cirujano de todo Dallas” e hiciera pensar a quienes le conocían que esto era una verdad absoluta.

La fama de Christopher Duntsch se extendía más allá de las fronteras del Estado y cada vez más personas viajaban de diversos lugares para conseguir una cita con el afamado médico, hasta que la verdad de su aberrante comportamiento cuando estaba en cirugía con sus pacientes empezó a salir a la luz pública. 

Cientos de personas se agruparon frente al hospital donde trabajaba para exigir que él mismo se estregara a las autoridades y confesara sus horribles crímenes. Las víctimas sobrevivientes y los familiares de aquellas que no lograron salir con vida en el quirófano luego de sufrir las atrocidades que él médico les hacía, exigían con pancartas y lágrimas corriendo por doquier, justicia y que este hombre fuera retirado de su puesto de trabajo antes de que cometiera más despiadados actos.

Pese a estas manifestaciones de repudio, el hospital en el que trabajaba se negó a relevarlo de su cargo hasta que se demostrara su culpabilidad, por ello siguió atentando por largos años más contra las personas. Al fin, a comienzos de este año un juez lo sentenció a cadena perpetua por los innumerables crímenes que cometió durante su carrera.

Además de decir que era el mejor cirujano de la ciudad, el hombre se jactaba también de tener un master y un doctorado de la University of Tennessee Health Science Center en Memphis, de ser el dueño de un prestigioso laboratorio e inversionista de una marca muy reconocida actualmente.

Su poder y dinero lo mantuvieron a salvo en incontables ocasiones pero la impunidad se acabó y ahora sabe que pasará el resto de su vida tras los barrotes de una prisión.

Una a una fueron pasando al estrado las víctimas o sus representantes a explicar como habían ido inicialmente por un mal menor y confiados en la buena reputación del médico se habían puesto en sus manos para que aliviara, por ejemplo, una dolencia de espalda, problemas en el cuello, dificultades para caminar, etc. y una vez fuera de la sala de cirugías se habían tendido que enfrentar a la cruda realidad de quedar parapléjicos, con diversas partes del cuerpo paralizadas o daños severos en el sistema nervioso.

En casos aún más trágicos los pacientes no sobrevivieron a la operación, algo frecuente a manos de este nefasto hombre…

Según la información aportada por el ente acusador, los títulos a los que él tanto hacía mención eran falsos y su falta de conocimiento y experiencia fue lo que lo llevó a cometer tantos errores que marcaron irreparablemente la vida de muchos de sus pacientes. Durante años, quitó huesos y cortó terminaciones nerviosas sin medir las consecuencias de ello.

Una mujer que sólo fue a operarse la espalda al despertar luego de la operación, manifestó sentirse muy extraña, sabía que algo estaba mal y en minutos se dio cuenta que había perdido la movilidad de las piernas porque él le retiró varias vertebras fundamentales y que de ninguna manera estaban afectadas. Jamás volverá a caminar.

Otro testimonio de una mujer visiblemente afectada, lo acusó de haber acabado con la vida de su madre por un mal procedimiento y en definitiva las escalofriantes palabras de un colega suyo, otro cirujano que atendió a varias de las victimas luego de que estas hubiesen pasado por sus siniestras manos y quién relatara que al revisar lo que el médico había hecho, la escena parecía más un acto propio de un carnicero torpe que el de un supuesto experimentado médico cirujano, para ser más específicos, del “mejor cirujano de la ciudad”, terminaron por dejar en evidencia que nunca estuvo preparado para operar a ninguna persona.

Otra prueba contundente fueron las fotografías aportadas por otro médico especialista que atendió a un paciente que había sido operado con anterioridad por el Dr. Duntsch en donde se ve el momento en que están extrayendo una esponja del cuello del hombre que al parecer había sido olvidada por el afamado médico. La esponja generó una infección que puso en riesgo su salud y lo dejó con consecuencias severas en su sistema nervioso.

Al dibujar su perfil se describieron rasos psicópatas, además de psicosis producidas por el elevado consumo de drogas alucinógenas que solía utilizar a penas unos minutos antes de entrar a cirugía. Amigos del acusado, testificaron cómo el médico consumía grandes dosis de cocaína y luego, sin el más mínimo remordimiento, se dirigía a cumplir con su trabajo, el cual evidentemente hacía muy mal.

Fue bautizado por los medios de comunicación como el Dr. Muerte y se espera que bajo ningún motivo sea liberado jamás. Las víctimas dicen que nada les devolverá su salud o a los seres queridos que perdieron en sus manos, pero que es un pequeño alivio saber que ahora está tras las rejas. 

Fuentes: DailyMailDallasNewsDMagazine.

¿Y tú que opinas? Deja tu comentario

Loading...