Dejó A Su Hija Sola Con Su Ex Esposo, 2 Horas Después Recibió Una Terrible Noticia

Hoy más que nunca, es muy importante enseñar a los jóvenes a beber responsablemente y en edad.

Era un día como cualquier otro cuando Kelliee Jo Nelson, una madre de Minnesota, Estados Unidos, decidió dejar a su hija en casa de su ex marido. Ella no sospechaba que ella, al igual que muchos adolescentes, pudiera estar a merced de algo tan peligroso como el alcohol; una tentación que para ellos es difícil de resistir, ya sea porque busque experimentar o estén sometidos a la presión social.

Taylor, de 16 años, se quedó sola en compañía de una amiga. Su padre salió de casa tan solo dos horas, momento que ambas aprovecharon para beber. Pero para cuando volvió, su hija tenía tanto alcohol en su organismo que estaba a punto de perder la vida.

Cuando Kelliee recibió una llamada del hombre para contarle lo ocurrido, no dudo en ir hasta el hospital. Fue en ese momento que ella quiso compartir su historia por Facebook, para crear consciencia en otros padres sobre lo importante que es que vigilen a sus hijos. La anécdota, junto con la fotografía de su hija entubada, se volvieron virales al ser compartidas miles de veces. Fue un alivio saber que a pesar de todo, Taylor se recuperó.

1924490_10202591116674348_936102316_n-2

La imagen es una clara advertencia de los peligros del abuso del alcohol.

Según la madre, Taylor había consumido dos cervezas, dos shots de ron y dos shots de licor de manzana acompañados de unos cuantos arándanos en licor. La mezcla fue fatal.

Tanto la muchacha como su prima habían robado todo del gabinete de licores de su padre. Cuando él regresó a la casa las dos estaban tan borrachas, que Taylor ni siquiera respondía y la otra no podía dar una respuesta coherente. Fue hospitalizada de inmediato en Wyoming.

Cuando Kelliee llegó a Urgencias, la muchacha estaba cubierta de sábanas para combatir la hipertermia, puesto que su temperatura se elevó a 35° C. También le estaban administrando líquidos vía intravenosa y uno de los tubos, dispuesto en su garganta, se encargaba de drenar todo el alcohol de su estómago.

Para conectarle todos los tubos hubo que intentar tres veces, ya que las siguientes 13 horas ella ni siquiera fue capaz de respirar por si misma. Todo ese tiempo estuvo conectada a un respirador artificial.

Según los reportes, el alcohol en su sangre había llegado a un máximo de 0.43. Esto es incluso más de lo permitido para una persona legal y suficiente para matar a un hombre adulto. Todos los terribles síntomas que sufrió fueron causados por beber en demasía.

Sus padres se estremecieron cuando los doctores comentaron que, de no haber llegado a tiempo, lo más probable sería que Taylor hubiera muerto por envenenamiento en la sangre. Ambos se sintieron terribles en ese instante pero también muy afortunados.

Kelliee pidió a los otros padres que compartieran su publicación, para evitar que más jóvenes murieran a causa del alcohol. Ciertamente ella nunca pensó que se encontraría en una situación así y su hija tampoco. Pero puede sucederle a cualquiera.

En el siguiente vídeo puedes conocer más sobre la experiencia de Taylor:

Si el vídeo te gustó, no te olvides de comentar y compartir.

¿Y tú que opinas? Deja tu comentario

Loading...