David Goodall, El Australiano Que Decidió Dejar Este Mundo De Manera Voluntaria A Sus 104 Años

La vida es un regalo del cual gozamos cada día al despertar, vivir es una experiencia inigualable.

Para la mayoría de las personas cumplir años es uno de los acontecimientos más satisfactorios. Cada cumpleaños es una oportunidad más de hacer todo aquello que nos propusimos alcanzar el año anterior, pero, por alguna razón o circunstancias ajenas a nuestra propia voluntad, sencillamente no pudimos lograrlo. No obstante, mientras haya vida, habrá tiempo de volver a empezar desde cero.

Pero, también cabe señalar que mucho influye el tipo de vida que llevamos para sentirnos satisfechos con ella. Todos hemos despertado en algún momento de nuestras vidas sin tener el rumbo tan claro. La mayoría nos hemos preguntado cuál será nuestro motivo de estar vivos. Y también quienes lo hemos hecho hemos encontrado la respuesta en nuestros hijos, nuestros padres, nuestros hermanos, nuestro trabajo, y demás motivaciones que cada quien tiene para seguir avanzando en este corto, pero maravilloso trayecto llamado vida.

No obstante, también hay quienes creen haber experimentado ya todo lo que la vida le podría haber tenido preparado. Del mismo modo hay casos bastante delicados de enfermedades que mantienen viva a una persona postrada en una cama, pero sin poderse valer o si quiera hablar o abrir los ojos. En este sentido, el siempre controversial tema de la eutanasia o muerte asistida ha existido desde hace ya bastante tiempo atrás. Sin embargo, por razones éticas y religiosas, son pocos los países en donde esta práctica es legal.

Australia es una de las naciones que, al igual que muchas otras, se niegan a otorgarle el derecho de permanecer en este plano o fugarse para siempre de él a quienes así lo desean, salvo que se esté en un estado terminal. En este país oceánico habita el entrañable profesor David Goodall, un anciano de 104 años que afirma que ya ha vivido todo lo que necesitó vivir, y que no tiene ningún otro motivo que lo inspire a permanecer en este mundo. Recientemente celebró su cumpleaños número 104, y finalmente decidió, con la aprobación de sus familiares, que era tiempo de partir…

El profesor está a horas de lo que será su muerte voluntaria, realizando los preparativos finales y despidiéndose de sus familiares. Desde hace ya bastante tiempo el científico australiano a luchado por la eutanasia voluntaria en su país de origen. Sin embargo, tuvo que viajar hasta Basel, Suiza, para poder cumplir su deseo más anhelado. El hombre de 104 años viajó desde su hogar en Perth, una vez que se despidió de la mayoría de sus familiares, incluidos sus nietos y bisnietos.

David Goodall is celebrating his 104th birthday today!He retired from his job at Edith Cowan University at 103 and has…

Posted by ABC Perth on Tuesday, April 3, 2018

El profesor Goodall asistió de manera voluntaria al “Eternal Spirit”, una de las sucursales de la clínica suiza, “Life Circle”, la cual promueve la legislación de la eutanasia voluntaria en el resto del mundo. Esta clínica ha ayudado ya a 73 personas a llevar a cabo su deseo. No obstante, quienes buscan hacerlo deben pasar por una serie de instancias para finalmente obtener la aprobación médica que les permita llegar a cumplir su cometido final. Suiza siempre se ha caracterizado por seguir estrictos protocolos en todo sentido y, desde luego, una cuestión tan delicada no podría ser la excepción.

El proceso de hecho comenzó incluso antes de que Goodall se trasladará a Basel, pues tuvo que rellenar una petición para “Life Circle” en el que debía declarar sus razones para querer morir de manera voluntaria.

Después de este primer paso, el anciano tuvo que reunirse con un par de doctores suizos en dos ocasiones distintas para reafirmar su deseo. Además, tuvo que entrevistarse con un psiquiatra encargado de determinar que el hombre se encuentra física y mentalmente sano. Una vez que se le decidió aprobar su decisión, finalmente Goodall pudo hacer su reservación para su muerte asistida voluntaria.

David Goodall, 104, heads to Switzerland for assisted dying http://bit.ly/2FtsbQF

Posted by NTV Kenya on Monday, April 30, 2018

Los médicos de la institución finalmente programaron la muerte del profesor Goodall para el 10 de mayo a las 9pm, hora local. Será mediante una serie de sustancias directamente inyectadas en sus sistema que la vida del hombre llegará a su fin. El proceso será filmado para todos sus familiares quienes, de acuerdo con las leyes y protocolos suizos, deberán reportar el fallecimiento de Goodall a las autoridades. Durante su última conferencia de prensa se le preguntó si quisiera escuchar alguna última melodía durante el acontecimiento; Goodall comenzó a cantar algunas estrofas de la Novena Sinfonía de Beethoven como respuesta.

¿Y tú que opinas? Deja tu comentario

Loading...