Con Esta Técnica Japonesa Para Perder Peso Solo Necesitarás Una Toalla…

Ya sabrás lo extenuante que puede resultar el proceso de pérdida de peso.

Después de todo, hay muchas cosas que hacer; comenzando por la dieta, pasando por los ejercicios de fuerza, y terminando con algo de cardio (dependiendo de tus objetivos). De cualquier modo, muchas personas optan por atravesar la abrumadora tarea de perder peso a través de ejercicios físicos y regímenes rigurosos, pero hay quienes prefieren otros métodos menos ortodoxos o tendencias para quemar calorías; una de esas tendencias que apareció en Internet estos últimos meses es el método japonés de la toalla, y lo cierto es que los internautas se han quedado impresionados con sus resultados.

La idea radica en que, debido a nuestros apretados horarios y estilos de vida, no disponemos del tiempo necesario para ir al gimnasio o llevar una alimentación en particular. Esto hace que el proceso sea un problema grande y casi imposible para muchos. Sin embargo, con la técnica japonesa de la toalla, solo necesitarás unos minutos en la calma de tu hogar para llevarlo a cabo. Además, este método resulta particularmente bueno para muchas madres que luchan con esos kilos demás después de dar a luz, y que no tienen tiempo ni ganas de hacer ejercicio.

El doctor Toshiki Fukutsudzi, un médico de Japón, estudió este tipo de situaciones y quiso encontrar una manera eficiente de llevarlo a cabo; ahora, su técnica es todo un furor en Asia. Hacer el ejercicio 3 veces al día no solo ayuda a eliminar la grasa obstinada de alrededor de la cintura, sino que también mejora la postura general del cuerpo humano. Fukutsudzi cree que las personas que tienen un problema con la alineación del hueso pélvico y el hueso subcostal tienden a acumular grasa específicamente en la cintura y la región abdominal.

Lo bueno es que este problema, que puede volverse peliagudo a largo plazo si no se trata, se puede puede a través de dicho ejercicio. Imagínate, un ejercicio de pérdida de peso en la comodidad de tu propia casa, sin más equipo que una toalla. Parece increíble, ¿verdad? Sin embargo, recuerda que este tipo de técnicas no suelen estar avaladas por la comunidad científica, por lo que su resultado podría variar mucho dependiendo de la persona, pudiendo no tener efecto, o incluso llegando a dañar la espalda del usuario. Por eso, es importante que consultes a tu médico en caso de tener algún tipo de lesión de espalda que haya que tener en cuenta.

¿Cómo se hace?

El ejercicio es muy sencillo, y lo único que necesitarás es una toalla de tamaño mediano o grande y varias bandas elásticas. El tiempo por sesión es de unos 2 minutos, pero debes repetir la técnica varias veces al día para obtener mejores resultados. Para comenzar, coloca una toalla totalmente extendida y comienza a enrollarla de un extremo a otro para formar un cilindro. Las dimensiones de la toalla deben ser, al menos, de 38 centímetros de largo, y el ancho de 4 cm de separación. Para que la toalla no se mueva, asegúrala en los extremos con bandas elásticas una vez la hayas envuelto.

A continuación, siéntate en una superficie plana y dura, como por ejemplo, el piso, una estera de yoga o una mesa de masaje. Acto seguido, coloca la toalla sobre la superficie y acuéstate boca arriba, asegurando la toalla a la altura de la zona lumbar; este paso es extremadamente crucial, así que no olvides hacerlo bien (compruébalo varias veces si es necesario). Cuando estés tumbado, tus pies debes estar separados al ancho de los hombros, y los dedos deben doblarse hacia adentro y tocarse entre sí; estira los brazos por encima de la cabeza y mantén las palmas hacia abajo, asegurándote de que los dedos meñiques estén en contacto.

Cuando te hayas colocado correctamente, debes mantener esa posición durante 2 minutos, y cuando termines, vuelve a incorporarte sin sacudidas repentinas o movimientos bruscos. ¡Eso es todo! Este ejercicio puede ayudar a corregir la postura mediante la alineación de la columna vertebral y la pelvis, evitando que la grasa se acumula en la región abdominal o de la cadera. Lo más recomendable es que practiques este rutina al menos 3 veces al día para ver los resultados. En un estudio, muchas mujeres notaron que su cintura disminuía en unas 2 semanas (realizando el ejercicio a diario); un mes de práctica dedicada es posible que te ayude a perder peso y a mejorar tu postura de forma satisfactoria.

Mientras lo haces, es posible que experimentes algunas molestias al principio. Esto quizás se deba a que tu alineación ósea está volviendo a su posición natural, así que no debería durar mucho. Sin embargo, si se prolonga demasiado, realiza el ejercicio más lentamente y permite que tu cuerpo se adapte a los movimientos. Además, de 2 minutos al inicio, puedes ir aumentando gradualmente el tiempo total del ejercicio a 5 minutos; esto ayudará a que los tejidos y la configuración corporal cambien lentamente. Por último, recuerda que debes consultar a tu médico en caso de padecer algún problema de espalda menor u otra dolencia relacionada.

¿Y tú que opinas? Deja tu comentario

Loading...