Chico Esparce Las Cenizas De Su Abuela, Entonces Ve Algo Moverse En El Agua Y Se Lanza Rápidamente

Ese día hacía mucho viento en Melbourne, en Australia, cuando Sue Drummond salió para dar un paseo con su perro, Bibi.

Bibi es un una mezcla entre maltés y shitzu, no es muy grande, y cuando paseaban por el muelle de Brighton el viento lo arrastró y cayó al agua.

Con pánico en la mirada, Sue vio cómo a su querido amigo se lo llevaba la corriente.

En el muelle también estaba un joven, Raden Soemawinata, que acababa de tirar las cenizas de su abuela fallecida al mar, pero en mitad de la ceremonia, Raden tomó la instantánea decisión de tratar de salvar a Bibi.

Se quitó los zapatos y el pantalón, y se tiró al agua fría, en la que Bibi estaba luchando para nadar hacia tierra firme.

Raden arriesgó su propia vida en el agua fría y en la tormenta y logró llegar hasta Bibi y sacarla del agua.

En el muelle estaba Sue, quien muy agradecida recibió a su perro. Realmente tuvo suerte de que Raden estuviera allí en ese momento, porque Sue misma no sabía si iba lograr nadar para salvar a su mejor amigo, ahora está eternamente agradecida a Raden.

Además, Raden recibió un premio por parte de Animals Australia por su intervención valiente y altruista.

Después del incidente dramático, Sue y Bibi están bien, y parece que casi ya se ha olvidado de la lucha en el agua.

Aquí puedes ver una serie de fotos del dramático rescate de Bibi:

Al perro lo llaman el mejor amigo del hombre, pero a veces también los perros deben estar agradecidos con las personas que aman tanto a los a estos peludos amigos que hasta arriesgan su propia vida para salvarlos.

Comparte esta historia fantástica para aplaudir la intervición heroica de Raden, ¡se lo merece!

¿Y tú que opinas? Deja tu comentario

Loading...